Cómo encarar proyectos de cartelería y material POP en sucursales y puntos de venta

Estudios de impacto, diseño, definición de dimensiones, logística de relevamiento, colocación y mantenimiento… Todas estas variables juegan y suelen ser un escollo a superar para los departamentos de marketing a la hora de realizar cambios y vestir redes de comercios y sucursales de empresas nacionales o provinciales. ¿Qué conviene hacer? Algunos tips.


Cuando se diseña un cartel, vinilo, o cualquier otro material que necesite una sucursal, hay que conocer cómo es la misma, qué quiere transmitir, qué se está vendiendo y qué tipo de clientes tiene o quiere tener.

Por eso, no se trata apenas de un trabajo de una empresa de cartelería. Es necesaria la labor de empresas 360 grados, que sean capaces de integrar análisis de marketing, relevamientos in situ, comprensión de producto, capacidad de trabajo en conjunto con las entidades contratantes (bancos, supermercados, industrias alimenticias, etc.), posibilidad de realizar modificaciones rápidas y, muy especialmente, de realizar planes de logística de colocación y de mantener todo el sistema de señalética y cartelería en condiciones en grandes extensiones geográficas, si su empresa es nacional o provincial.

Partiendo de esta base, viene el primer momento que es el diseño del cartel o material pop propiamente dicho. Todos los estudios de percepción sostienen que diseños personalizados son necesarios para no perder nunca la identidad del cliente.

Por eso es que se requiere apostar por dar a cada proyecto un toque personalizado que lo diferencia de los demás, haciéndolo único. Sorprender, atraer y, sobre todo, destacar el producto son premisas de cada diseño.

Los carteles son vitales para el buen funcionamiento de un local. El entorno físico comunica de un modo tan influyente, que es capaz de decidir compras e inclusive de cambiar decisiones previamente tomadas por los clientes. Este tipo de material de marketing es nada menos que el canal de comunicación entre la sucursal y cliente: informan de los productos, servicios, ofertas y promociones, pero también, proyectan la imagen corporativa. Son un elemento básico y fundamental dentro de la animación de un punto de venta y cumplen con una doble función, captar la atención del cliente y guiarlo.

A continuación, veremos algunos tips para encarar un proceso de transformación de sucursales, en lo relativo a su cartelería. Las inversiones no son menores en la mayoría de los casos, por lo que conviene ser muy exhaustivo y atento en este tipo de proyectos. 

En Grupo Mario Graziani producimos material publicitario y cartelería para redes de sucursales y comercios. Contamos con servicios de colocación y mantenimiento, para que todo luzca y funcione correctamente. Haga click aquí para ver más.


Planteo del contenido

Ya dijimos que uno de los aspectos fundamentales de la cartelería y el material POP para dentro de las sucursales, es el diseño. Un diseño impactante, novedoso, atractivo, son las claves de éxito de una campaña.

Sin embargo, otros factores por demás importantes son la visibilidad y el hecho de que destaquen de forma llamativa dentro del espacio, cuando muchas veces hay cientos de estímulos para que el cliente se fije en otra cosa.

Para conseguir su atención, hay que poner énfasis en su tamaño, en la ubicación, en los colores usados y en el diseño. Aquí van algunos tips al respecto.

  • Los carteles han de estar diseñados, producidos de forma profesional y en soportes de calidad.
  • Los mensajes deben ser cortos e impactantes, siempre cuidando el lenguaje.
  • Es importante que aparezca en toda la cartelería el logotipo del establecimiento.
  • El tamaño de la letra será lo suficientemente grande para que se lea sin ninguna dificultad. Recuerde que las personas mayores tienden a fijarse menos en internet y buscar las cosas en los comercios. Muchas de esas personas, tiene problemas de vista normales de la edad. Letras más pequeñas queda bien, pero… a veces no se leen.

Errores típicos en proyectos de cartelería

Hay cosas que realmente es necesario evitar, a toda costa. Parece obvio, pero recordarlo ayuda a que no suceda.

  • Las faltas de ortografía o frases mal construidas son absolutamente contraproducentes a la hora de la toma de decisión de compra, aunque parezca mentira.
  • No abusar en la cantidad de cartelería. Al final, se consigue el efecto contrario si el cliente se siente abrumado o tiene dificultad para caminar dentro del negocio.
  • No deformar el logotipo/marca, ni imágenes o tipografías para que entre el texto o el diseño. Eso transmitirá valores negativos hacia su marca.
  • No usar carteles estropeados, ajados, despintados o desprolijos. Cuando el material se empiece a deteriorar, ha de sustituirse por uno nuevo. Es una cuestión de imagen: la cartelería es imagen proyectada de marca o producto.
  • Chequear que no estén mal fijados o mal colocados. Especialmente evitar utilizar cinta adhesiva de mala calidad. En Grupo Mario Graziani llevamos dos décadas contribuyendo con profesionalismo y responsabilidad para que grandes firmas tengan expuesta su cartelería interna y externa del mejor modo. Desarrollamos programas de mantenimiento de sucursales, a tal fin.

Tips de exhibición y dimensiones del material

Una buena regla general cuando se trata de diseño y colocación de materiales de marketing es mantener el mensaje más importante a la altura de los ojos, justo en frente de la visión de los clientes.

Si bien esto puede variar según la altura de las personas y el tipo de display o rack que estamos creando, se debe intentar mantener el mensaje al frente y al centro donde sea difícil pasarlo por alto.

Esta es otra de esas obviedades que, cuando vaya a un supermercado (por citar un ejemplo), notará que no se respeta.

Si lo que necesitamos son carteles colgantes interiores, tenga en cuenta que nunca deben estar demasiado altos. Sabemos que eso a veces es un problema a la hora de la colocación, pero es siempre posible solucionarlo. Nosotros podemos ayudarlo en eso. Tampoco es bueno que estén a una altura donde la gente tenga sensación de tener que bajar la cabeza para pasar. Por lo general la altura “mágica” es 2,75 metros del piso. 

Por otro lado, está el tema de las dimensiones de los exhibidores. Para saber qué tamaño necesitaremos, debemos responder algunas preguntas sobre su producto y las necesidades de visualización. ¿Cuáles son las opciones disponibles para su producto en el comercio? ¿Se puede vender el producto como parte de un display con otros productos o debe ser exhibido de manera independiente?

Conocer las limitaciones de cómo se puede y no se puede mostrar su producto ayuda a tomar una decisión informada sobre la selección del tamaño correcto para su material POP o displays.

Conozca muchas más tendencias e informaciones sobre retail, cartelería y productos suscribiéndose a nuestro boletín virtual.


Si este contenido te pareció interesante, suscribite a nuestro boletín virtual para recibir más información.


¿Querés recibir a diario nuestras novedades?